Compendio de la historia antigua; ó, Historia de todos los pueblos de la antigüedad ...

Portada
Rosa, Bouret y Cia., 1857 - 512 páginas
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 2 - Procread y multiplicaos, y henchid la tierra; sometedla y dominad sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo y sobre los ganados y sobre todo cuanto vive y se mueve sobre la tierra...
Página 107 - C'est de lui que nous vient cet art ingénieux De peindre la parole et de parler aux yeux ; Et par les traits divers de figures tracées, Donner de la couleur et du corps aux pensées.
Página 2 - ... zarzas y espinas, y ganarás el pan con el sudor de tu rostro hasta que vuelvas á la tierra de donde has salido ; porque eres polvo y en polvo te has de convertir.
Página 1 - Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza; que domine los peces del mar, las aves del cielo, los animales domésticos, los reptiles de la tierra".
Página 66 - Tú, rey, viste una visión: una estatua majestuosa, una estatua gigantesca y de un brillo extraordinario; su aspecto era impresionante. Tenía la cabeza de oro fino, el pecho y los brazos de plata, el vientre y los muslos de bronce, las piernas de hierro y los pies de hierro mezclado con barro.
Página 5 - Josefa protestó con tanta mayor vehemencia cuanto que su olvido permanecía intacto. —Nuestra generación fue tan numerosa. . . —Como las estrellas del cielo y las arenas del mar.
Página 45 - ... á los padres el derecho de vida y muerte sobre sus hijos...
Página 1 - Alli se encuentra el origen de todas las instituciones humanas, el fundamento de todos los dogmas de la religien, principio de las leyes que rigen la humanidad, el secreto de todas las pasiones que agitan y trastornan el mundo, y el designio providencial de Dios con respecto al hombre- Sin los misterios...
Página 2 - En aquel jardin eran los árboles hermosos á la vista y gratos al paladar. Dios dijo al hombre que comiera de todas aquellas frutas, pero que no tocase al árbol de la ciencia del bien y del mal.

Información bibliográfica